Lo que debes saber al momento de comprar una moto usada

Actualizado: sep 5

¿Quién no ha partido en el mundo de las motos comprándose una moto usada?, me incluyo en esa categoría, con una Honda Twister 250 hace varios años atrás, si, con el foco redondo. La tuvieron que llevar a la casa porque aún no sabía manejar… bueno, lo demás, como dicen, es música.



Si no contamos con mucho dinero al principio, para una moto nueva, nos decantamos por una usada, idealmente que se encuentre en óptimas condiciones, pero ¿tenemos bien claro en lo que debemos fijarnos al momento de comprar una moto usada?. Hay muchos aspectos mecánicos y por sobre todo legales que hay que saber muy bien para no arrepentirnos después, habiendo comprando una moto con problemas mecánicos, con multas, papeles falsos, etc… la que iba a ser nuestra regalona, termina siendo un cacho, una pesadilla.


Con esta pequeña guía de aspectos básicos a considerar al momento de comprar una moto usada pretendo que sea de gran utilidad y fácil recordar para quienes comprarán o incluso han comprado una motito usada.


Haciendo un brevísimo repaso de los beneficios de comprarse una moto nueva está por sobre todo la garantía de sus partes y piezas, el hecho de que todo es nuevo, obviamente, sus papeles vienen saneados también, no debes hacer revisión técnica durante cierto tiempo, entre otros. En definitiva si contamos con el dinero, ir por una moto nueva para evitar posibles malos ratos es una opción muy válida, en cambio, en una moto usada debemos tener muy presente dos aspectos fundamentales: Uno mecánico y otro Legal. Vamos por el primero.


Aspecto Mecánico.

En Protección Legal Motociclista, y me incluyo, no somos expertos mecánicos, pero ya que trabajamos con motos y, además, con motos siniestradas, manejamos ciertas consideraciones mecánicas en que debemos fijarnos al momento de comprar una moto usada, por lo tanto los datos que daremos acá son básicos por lo cual recomendamos ser asesorados por un mecánico cuando vamos por nuestra nena usada, sobre todo si desembolsaremos grandes sumas de dinero por ella, para tener una opinión más profesional al respecto.


¿Quién  no ha escuchado o visto alguna publicación con un “jamás zorreada”, poco kilometraje, nuemáticos nuevos, etc.?


Lo primero que nos dirá mucho, sin antes ver la moto, es el año de fabricación, claramente no es lo mismo comprar una pistera noventera en comparación a una CBR del 2006 ó una del 2014. Tampoco será lo mismo comprar una Africa Twin del 2000 en comparación con una del 2017.

Bueno, el año nos dice mucho, pero lo primordial es VER la moto, fijarse en su carenado, si tiene roturas, raspaduras, claramente tuvo una caída, si el chasis está doblado, trizado o roto, probablemente tuvo un choque. El chasis es sumamente importante en la moto, nos permite saber si está en su encuadre correcto, las vibraciones de una moto son mucho más que un auto, por tanto debe aguantar eso y un chasis en mal estado es sumamente inseguro, por no decir inservible.


El desgaste de los neumáticos y del Kit de Transmisión nos darán un indicio del uso de la moto, el cual podremos comprobar con el tablero, con el kilometraje real, pero cualquiera de estas dos puede tener variaciones y el problema surge cuando el tablero es otro y no tenemos cómo verificar a ciencia cierta el kilometraje real y acá dependeremos del estado del motor el cual debemos advertir cualquier ruido anormal (traqueteo) que tenga o alguna fuga de aceite, que nos hiciera sospechar de alguna falla.Deberíamos verificar la suspensión delantera, que no pierda aceite de los retenes y el monoschok trasero, que absorba el movimiento, no que rebote.


Claramente una moto usada en buenas condiciones, a simple vista, se nota.


Como señalábamos, recomendamos asesorarse por un mecánico cuando compremos una moto usada, de lo contrario estaríamos confiando plenamente en lo que nos dice el vendedor, quien claramente puede ocultar ciertas averías o defectos en la moto que sólo un ojo experto podría verificar.


Aspecto Legal

Bueno, pastelero a tus pasteles y a ver cómo nos quedan…


Compré una moto y no hice la transferencia y ahora el dueño no me contesta o no lo puedo ubicar. ¿Qué puedo hacer?


Esa consulta prácticamente nos llegan TODOS los meses unas 144358236482 veces. La respuesta es…¡NADA!, salvo algunas excepciones que tocaremos más adelante.


Los “Papeles” de una moto consiste en la DOCUMENTACIÓN obligatoria que debe portar y esta es:

1.- Padron

2.-Permiso de Circulación

3.-Revisión Técnica y Gases

4.-S.O.A.P.


Pasemos a revisar en qué consiste cada uno:


1.- Padrón

El padrón o Certificado de Dominio es el documento que nos dirá a nombre de quién está inscrita la moto en el Registro Nacional de Vehículos Motorizados (RNVM), quién es el propietario de ésta.


Podemos obtener fácilmente la información de quién es el dueño y las características de la moto entrando a la página del Registro Civil y obtener el CAV (Certificado de Anotaciones Vigentes), que cumple la misma función que el Padrón, ahí aparecerá a nombre de quién está la moto. Lo podemos obtener conociendo la patente de la moto y se debe pagar $1090 pesos para obtenerlo.


Recuerden que solamente es el dueño quien puede transferir el dominio, es decir, si la persona que aparece en el Padrón no es la misma que nos está vendiendo la moto. NO LA COMPREN, porque esa venta no producirá el efecto más importante, que es, hacerse dueño de la moto. Claramente si vamos al registro civil o notaría y la persona del padrón no es la misma del vendedor y éste no tiene un poder especial de venta respecto de la moto, el registro civil o notaría no podrá realizar el trámite, ahora, si de todas formas  la compramos, la pagamos y no hacemos la transferencia y la persona del Padrón es distinta a la que nos vendió la moto, que Dios les ampare encontrando a ese dueño.


Por lo tanto, lo primero que debemos hacer al momento de querer comprar una moto es sacar por nuestra cuenta el Certificado de Anotaciones Vigentes (CAV), ya sea online o presencialmente en el Registro Civil, esto porque claramente el padrón que nos muestra el supuesto dueño puede estar adulterado, además, el Certificado de Anotaciones Vigentes nos enseñará otros datos importantísimos de la moto como son el año, número de moto, chasis, color, dueños anteriores, prohibiciones o embargos.


El CAV nos enseñará mucho de la moto, quizás más de lo que nos dice el propio dueño, por lo tanto, cuando vayamos a ver la moto elegida, recomendamos ir con el CAV en la mano y cotejar, Placa Patente, Número de Motor, Número de Chasis y color. Si el Número de Motor es distinto o está adulterado, no comprar la moto, evita situaciones complejas.


2.- Permiso de Circulación

Quizás ya muchos se han preguntado alguna vez, ¿qué es el permiso de circulación?. La respuesta: Es un impuesto. Este impuesto se paga en beneficio de la Municipalidad y nos habilita para conducir en las calles,Avenida, Carreteras,Autopistas,etc. del país. Puede incluso ser pagado en dos cuotas, pero no recomendamos estos,porque lo más seguro es que a mitad de año se nos olvide en pagar esa segunda cuota y las penas del infierno caerán sobre nosotros.


Este permiso debe ir renovándose anualmente los meses de Marzo de cada año, pero si no lo hacemos el vehículo se va “atrasando” en su documentación, ya que si dejamos pasar más de un año, deberíamos pagar todos los permisos de circulación anterior al del año actual para que la moto esté “al día”, en cuanto al permiso de circulación.


“Vendo Africa Twin del 95, con permiso de circulación atrasado desde el 2005”


¿Quién no se ha interesado por una moto con un aviso similar?. Muchos yo creo, pero es un tema importante el Permiso, esto porque tal como lo señalé más arriba, si el permiso se atrasa muchos años deberemos pagar todos los permisos atrasados para poder pagar el actual. ¿El problema?, puede salir mucho más caro que la propia moto pagar todos los permisos anteriores.


Regulación de Permisos de Circulación: Si de todas formas la moto “nos calentó” sin igual y nos la compramos sin importar cuán atrasada esté, podremos hacer lo siguiente:


1.- Averiguar cuál fue el último permiso de circulación que se pagó y en qué año. Como las Municipalidades no tienen un “Sistema Interconectado” no basta con llamar a una y nos digan dónde y cuándo se pagó el último, sino que tendremos que preguntar en cada Municipalidad si ahí se habrá pagado algún permiso respecto de la moto que compramos.


¡Les deseo mucho éxito en semejante tarea!


2.- Solicitar la Prescripción de los permisos. Como el permiso de circulación es un impuesto, no pueden ser condonados y dejados sin efectos por más prescritos que estén  sin antes iniciar un juicio de prescripción en un Juzgado Civil respecto de los permisos de circulación mayores a 3 años. Ejemplo. Me compré una moto este año 2018, desconozco los permisos anteriores, así que inicio los trámites para solicitar la prescripción desde el año 2015 hacia atrás. ¿Se puede lograr?, sí, pero el problema son los costos y el tiempo de esos procesos, que pueden durar bastante meses y puede salir más costoso que pagar todos los permisos. Hay que analizar caso a caso, si conviene o no.


Finalmente, si el vendedor, nos dice que tiene el permiso al día y lo vemos y es así, para estar 100% de que es un permiso real deberíamos llamar a la Municipalidad donde se obtuvo y preguntar si ahí existe permiso de circulación registrado para la moto, porque perfectamente puede ser un permiso falso y ahí quedamos en la misma situación si nos venden una moto con permiso de circulación “atrasado”. Este dato es super recomendable hacerlo, ya que un permiso falso es exactamente igual a uno verdadero, nos podrían engañar fácilmente. También debemos cotejar que los datos de la Placa Patente,Chasis y Motor sean los mismos que el Padrón.


*Dato: Si una moto tiene multas de varios años y permiso de circulación al día probablemente sea falso, ya que para sacar permiso de circulación las multas deben estar pagadas.


3.- SOAP 

El Seguro Obligatorio de Accidentes Personales (S.O.A.P.), tenemos un artículo bastante explicativo al respecto, lo puedes leer acá 

En palabras muy sencillas el SOAP es un seguro que nos cubrirá los gastos médicos y hospitalarios en caso de accidente o caída.

¿Por qué es importante al momento de comprar una moto usada?. Porque es un documento exigido por Ley, el cual debemos contratar, portar y tenerlo vigente (dura un año), no respecto de nosotros, sino de la moto, y aunque parezca contradictorio, el SOAP asegura a la personas que van en el vehículo.


¿Puedo comprar una moto sin que tenga el SOAP contratado?, la respuesta es sí, la pregunta correcta sería: ¿ Qué pasa si compro una moto y no tiene el SOAP?


1.- Si circulamos en ella y somos fiscalizados por Carabineros o Inspectores, nos cursarán un parte.

2.- Si tenemos un accidente tendremos que pagar de nuestro bolsillo lo que no cubran los sistemas de salud en nuestra recuperación.

3.- Tendremos que desembolsar de nuestro bolsillo el pago del seguro, y no es poco, ya que asciende entre 30 a 35 mil pesos.


No es tan complejo que una moto no tenga contratado el SOAP , sólo que el mismo día que la compremos deberíamos comprarlo.


Para verificar la validez del SOAP basta con llamar a la Compañía de Seguros en donde se encuentra asegurada la moto y con el número de Póliza podrían entregar dicha información.


*Dato: En el CAV, debería estar registrado el SOAP, es decir, debe señalar que TIENE seguro obligatorio vigente, si no aparece en el CAV y el vendedor te exhibe el SOAP deberías poner una alerta, ya que eventualmente el SOAP podría ser falso.


4.- Revisión Técnica 


Todo vehículo inscrito en el registro de vehículos motorizados que circulen en nuestro país (salvo los que exceptúa la ley) debe contar con el Certificado de Revisión Técnica Vigente y también el de Emisión de Gases. La revisión técnica nos dirá si la moto que nos estamos comprando cumple los requisitos técnicos y de seguridad mínimos para poder circular, como también las emisiones de gases contaminantes que por ley se nos obliga a emanar, lo cual no significa que nuestra moto que nos estamos comprando no tenga fallas o desperfectos, para lo cual nos remitimos a lo explicado en el punto respecto a las consideraciones Mecánicas, ya que como explicamos en el permiso de circulación, también puede ser una revisión técnica “chanta” y realmente nuestra motito que tenemos en vista  esté emitiendo gases por sobre el nivel. Lo anterior lo solucionamos averiguando en este link de verificación. Como esto no es tan grave como un permiso falso, podemos omitir ser tan acuciosos, ya que basta reparar lo que nos señalan en la planta y volver.


Transferencia

Ya, tenemos a nuestra hermosa y flamante moto seleccionada, una Triumph Street Triple año 2018, nos subimos, la probamos, nos gustó y nos enamoramos ese mismo día. Revisamos la documentación, está ok, la mecánica también, tenía una pequeña caída pero es lo de menos… estamos enamorados. Queda lo más importante, ¡falta que seamos dueños!


Si bien en nuestro país rige la adquisición (transferencia) del dominio mediante la entrega de la cosa (moto) por parte del dueño al comprador, la ley exige que ésta sea inscrita en el Registro de Vehículos Motorizados, es decir, que debemos concurrir al Registro Civil o Notaría para efectuar la correspondiente Transferencia y pasemos ahora a ocupar la categoría de propietario del vehículo.

La transferencia la podemos realizar en dos partes, a nuestra elección

Primero en el registro Civil, donde nos harán firmar un contrato de compraventa, pagar el impuesto y luego volver al registro para terminar el proceso,


Segundo,en una Notaría, ellos realizarán el trámite ante el Registro Civil y nos entregarán el Contrato de Compraventa, que nos servirá para circular con ella y hacer los demás trámites correspondientes. Recomendamos realizar la Transferencia en el Registro civil, ya que si lo hacemos en una Notaría puede traer demoras que nos podrían complicar a futuro y además es más caro.


Si bien cuando compramos una moto y el vendedor nos la entrega y nosotros le pagamos el precio, la moto pasa a ser de nosotros, nosotros seremos los dueños, pero es un contrato entre privados y para que tenga efecto respecto de terceros debemos hacer la correspondiente inscripción, por eso es que la inscripción en el Registro constituye una presunción de dominio, esto consiste en que si no está inscrita y tengo el contrato de compraventa puedo desvirtuar esa presunción señalando que la adquirí con tal fecha, o bien, la moto era de mi padre, quien falleció y ahora es de los herederos, pero en el registro sigue siendo de mi padre.


Ahora viene la pregunta del millón, ¿Qué pasa si compro una moto y no hago la transferencia?


Tal como decíamos más arriba, si pagamos el precio y nos entregaron la moto, es nuestra, pero para el Registro y los terceros no, ya que no cumplí con esta formalidad de Publicidad que constituye este tipo de compraventa (La Inscripción) y que si no la hacemos los dolores de cabeza serán Jaquecas crónicas. ¿Qué puedo hacer?. La única forma de poner a nombre del  nuevo dueño la moto cuando no se hace la inscripción es mediante la prescripción de dos años de bienes muebles (la moto), lo cual resulta ser bastante engorroso, porque debemos iniciar un procedimiento voluntario ante los tribunales civiles para que el juez, después de todo el proceso y de lograr acreditar que estuve en posesión tranquila y pacífica por un período de dos años, nos haga dueños por prescripción de este bien mueble, la moto y podamos, con esa sentencia, inscribirla a nuestro nombre.


Consecuencias de no realizar la Inscripción de la moto


1.- Para el Registro Civil y terceros el propietario sigue siendo a nombre de quien se encuentra inscrita.

2.- Las infracciones de tránsito “empadronadas” serán cursadas al propietario inscrito, ya sea por mal estacionado, TAG, vía exclusiva, etc.

3.- En caso de accidente y el culpable sea el conductor de la moto, el propietario inscrito es solidariamente responsable de los daños que el conductor produzca, es decir, demandarán al conductor y al propietario. Este punto es importante no sólo cuando adquirimos una moto, sino también cuando la vendemos, ya que si vendemos y no hacemos la inscripción y el nuevo dueño atropella a un peatón y le causa lesiones de gravedad, lo demandarán a él y a nosotros, sin haber tenido responsabilidad en ese accidente, sólo por el hecho de ser el propietario inscrito de la moto.


Multas, embargos, prohibiciones (Anotaciones)

Como dijimos más arriba, lo primero que debemos hacer al momento de querer comprar una moto usada es obtener el CAV, Certificado de Anotaciones Vigentes, ya que además de la individualización de la moto, placa patente, chasis,año propietario, color, nos arrojará las anotaciones que pueda tener.


Si obtenido el CAV, registra multas de tránsito impagas, deberás pedir un detalle de aquello, obteniendo el Certificado de Multas, donde se detallarán qué multas y por qué concepto están registradas, y también en el Juzgado de Policía Local donde se encuentran (el expediente). Veamos algunos casos:


1.- Si adquiriste una moto que tenía multas de tránsito impagas y éstas se encuentran anotadas en dicho registro al momento de la inscripción, se entiende que las aceptas y quedarán al propietario inscrito, es decir tú. Tendrás que pagarlas o si no no podrás renovar el permiso de circulación, tendrás que solucionarlas para poder optar a renovar el permiso.


2.- Si adquiriste una moto y tiene muchas multas, algunas hace muchos años, podrás pedir la Prescripción de las multas corridos tres, si son partes empadronados (por ejemplo multas de TAG) y un año para los otros casos. El plazo de 3 años cuenta desde la fecha de anotación en el registro de multas,no desde la fecha en que fue cursada o desde que hubo sentencia, así que ojo. La prescripción la podrás solicitar en el mismo Juzgado de Policía Local que llevó la causa.


3.- Adquiriste una moto, no aparecían multas al momento de la inscripción,pero pasado unos meses,  vas a renovar el permiso de circulación y aparecieron 3 multas por mal estacionado y 2 por TAG. Te caes de un pre infarto, te vuelves a parar, reaccionas y lees este artículo y te das cuenta que puedes ir al Juzgado de Policía Local que dictó la sentencia y solicitar la Inoponibilidad de dicha infracción, ya que al momento de la compraventa (inscripción) no aparecían, por lo tanto no sabías la existencia de esas multas y deberían dejarlas sin efecto, hacia tu persona. Con la resolución que acoja dicha solicitud deberás ir a renovar el permiso de circulación y luego, con el dinero que ahorraste de dichas multas ir a Lira y comprar algún chiche para tu moto.


*Dato: Si estás en alguna de estas situaciones, revisa nuestro Servicio de Gestión de Multas, podemos ayudarte haciendo un análisis de los antecedentes.


Anotaciones


Es poco frecuente, pero hay casos en donde la moto de nuestros sueños tiene diversas anotaciones o limitaciones al dominio, que imposibilitan o dificultarán su adquisición, menoscabando nuestras ansias de ser un espíritu libre arriba de nuestra primera moto o bien, devolvernos a nuestra casa arriba de la misma moto, con esa sensación de estar arriba de un tarro viejo, en comparación a la que vimos, porque la moto deseada no se podía vender.


Si la moto registra un embargo (o varios), por ley está fuera del comercio humano, es decir, no se puede vender, salvo que el acreedor del crédito o el juez consientan en la venta (cuestión que sucede muy pocas veces), por lo tanto, o el vendedor paga la deuda y levanta el embargo o sencillamente nos quedamos con las ganas de montar la Street Triple.


Una situación similar se da con las Prendas, que consisten en una Garantía que tiene el acreedor respecto del deudor. Si una moto está con prenda, no podrán realizar la transferencia tampoco.


Una de las anotaciones más comunes es la de cambio de color en el vehículo, lo cual también puede resultar interesante al momento del análisis de los antecedentes en la compra de nuestra próxima moto, ya que una moto “jamás zorreada”, “cuidado maniático”, “sólo uso para paseos” que registre un cambio de color, puede ser indicio de que tuvo un accidente, así que a poner ojo en todos los detalles.


Finalmente queremos señalar que la compra de una moto usada puede ser un excelente negocio o un quebradero de cabeza perpetuo si no hacemos las cosas como corresponde o, al menos, fijarnos en detalles básicos como quién es el dueño o si tiene o no multas, puesto que todo proceso (papeleo) que debamos hacer posterior a la compra nos ocupará bastante tiempo y dinero, entonces, hagamos del comprar una moto usada una buena experiencia, tanto para nuestros bolsillos, nuestra tranquilidad mental y lo más importante, nuestro completo disfrute.


Esperamos sea de utilidad este artículo y se te gustó compártelo!


Síguenos en nuestras RRSS


Instagram

Facebook

YouTube


Redactado por Fabrizio Varela


Fuentes: Ley de Tránsito, BCN.cl, Registro Civil, experiencia del día a día en el rubro.

3,122 vistas

Protección Legal Motociclista

Todos los Derechos Reservados

Dr, Manuel Barros Borgoño 71, Oficina 1105, Providencia

contacto@plmotociclista.cl

Celular: +56945762255